CASA DE LA CULTURA BOGOTÁ: EL RECONOCIMIENTO DEL ARTISTA

  ArteNuevaEra

 

   El reconocimiento del artista

   “La consideración de que el artista pone en movimiento poderosas fuerzas psicológicas y ejerce una poderosa influencia sobre la cultura, está tácitamente aceptada; lo demuestra en el trato reverente que se da a los artistas después de su muerte, el orgullo nacional o continental que se funda en su creación artística”, escribió el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares.

JesusSoto3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jesús Soto escultura

Leer más

 

   Jesús Soto el escultor venezolano y Alexander Calder norteamericano, transformaron la visión de la escultura, del espacio, del tiempo, de la vida. Soto es famoso por sus esculturas vivenciales, las personas pueden caminar e interactuar dentro de ellas. Las “Nubes de Calder”, son paneles de madera que reflejan el sonido y actúan de soporte acústico, están suspendidos en el cielo raso y paredes laterales del Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela. Estas esculturas flotantes convirtieron el recinto en una de las salas con mejor acústica del mundo.

   Actualmente la sociedad reconoce más al artista, los medios de comunicación, la cantidad de galerías, de centros de estudios, de conciertos, los eventos constantes nacionales e internacionales de arte, las revistas especializadas, así lo indican. Las personas se interesan cada vez más en este campo del pensamiento. Se hacen convocatorias a los artistas para que expongan lo que piensan acerca de la paz, del cuidado del medio ambiente, del respeto entre los seres, teniendo mayor incidencia en la creación de la visión del mundo.

AlexanderCalder_FloatingClouds_Caracas2

   Todo ser humano tiene su potencial, ése potencial se expresa en cada individuo de manera diferente, única. El artista desarrolla más algunas facultades de este potencial, que generalmente vienen a complementar a las del científico, a las del filósofo o a las del didacta. Eso se evidencia cuando el artista mantiene vivo en el ambiente cultural el sentimiento, otra mirada, el deseo, la compasión, la mística, desbordando los límites de la ciencia y de la técnica. Con las características de la actual Era del Saber, el ser humano tiene mejores condiciones para cultivar integralmente las capacidades del científico, del artista, del filósofo y del didacta.

 Alexander Calder, Nubes flotantes, auditorio.

   La humanidad se aleja a pasos agigantados, como aquel personaje del cuento infantil de Pulgarcito que daba grandes pasos de siete leguas, de “las referencias de lo sentido” de la era precesional anterior, la era del creer, ya concluida, indica el Dr. de la Ferrière. Ello qué significa: no es que vamos a olvidarnos de los sentimientos o a negarlos, nada de eso!, es que el arte no debe limitarse a expresar tan solo sentimientos, es que ahora prima el Saber. El sentimiento, la sensibilidad, la compasión, la mística, se expresan con mayor consciencia, con mayor observación y profundidad, y puede apoyarse en la ciencia y en el símbolo.

   El artista desarrolla su intuición como resultado óptimo de estudios, de observaciones, de percepciones, desarrolla su tema de interés con sus indagaciones, la agudeza de su percepción sensible e intelectual, la riqueza de su mundo subjetivo, su imaginación, con su anhelo de ayudar a los demás y de mostrar aspectos que el común de las personas a veces no alcanza a identificar. Puede contribuir en la construcción del ser humano, de la sociedad, aportar en la recuperación de la dignidad, de la autenticidad, de la seguridad interior, a que el ser sea coherente, puede contribuir a superar la modalidad competitiva por la cooperativa, a que se fortalezcan los ideales inspiradores de paz y de bien.

   El Maestre de la Ferrière expresa: “El arte tiene su rol en el mundo, como todos los otros pensamientos que puedan producir un avance en el perfeccionamiento del individuo...”, así, la obra de arte puede sugerir ideas o plantear nuevas, propiciar inquietudes, abrir posibilidades, girar la mirada hacia la contemplación de otros aspectos o campos inusitados...

Edwin Rodríguez Paz, Arquitecto