Recital de Música de Cámara de Julio en Mendoza

2001.07.02.100_0909
EIniciando el mes de aniversario del Centro Cultural, el sábado 2 de julio de 2011 se realizó el Recital de Música de Cámara a cargo del Cuarteto de Cuerdas Encore.
Es el inicio de un ciclo de recitales previstos para este año por el Cuarteto, cuenta con el auspicio del Fondo Provincial de la Cultura de Mendoza.
El Cuarteto de Cuerdas Encore se formó en el año 2010 con un propósito común: crecer y hacer buena música.
Está integrado por Mauricio Manrique y Manuel Biurrum en violines; Mauro Marquet en viola y Matías Longo en Violoncello.
En esta oportunidad el Sr. Mauro Marquet realiza por medio de esta actuación una contraprestación del Fondo Provincial de la Cultura convocatoria 2009.
2001.07.02.100_0913El Cuarteto tiene una nutrida agenda para este año, participación en el “Festival de Música Clásica por los Caminos del Vino”. “Ciclo de Música de Cámara en el Centro Cultural Matesis”, “Ciclo de Música de Cámara en el Centro Cultural Adolfo Calle” organizada por Los doce Lius, fundación mendocina para el desarrollo de la Música de Cámara.
La joven agrupación tiene un repertorio amplio y desafiante. Este Cuarteto busca combinar el amor por la música y los instrumentos con la dedicación necesaria para alcanzar la excelencia artística.
Se trabaja en nuevos proyectos para el 2012, lo que demuestra el entusiasmo de estos jóvenes artistas y el orgullo nuestro de contar con su presencia en el Centro Cultural.
En esta oportunidad presentaron Acht Stucke de Paul Hindemith y el Cuarteto de Cuerdas Op. 51 Nº 1 en Do Menor de Johannes Brahms.
Esta muestra de jóvenes talentosos encausados en el luminoso arte musical, conmovió con sus interpretaciones a un público ávido de expresiones culturales de excelencia.
“Quien sabrá jamás cuántos artistas y especialmente músicos, si no han alcanzado el “Yug” al menos habrán estado sobre las huellas que los Gurúes, Maestros Instructores, han dejado a través de las edades.”
Dr. Serge Raynaud de la Ferrière. El Arte en la Nueva Era. Pág. 194/4º