LIMA: CEGEN - “El Equinoccio de Primavera: Significado Simbólico y Filosófico”

DSC01055“Algunos parecen obstinarse en expulsar todo lo proveniente del simbolismo, como si se tratase de pura “coincidencia” o de vagas “supersticiones”, aunque sería fácil comprender que un “ligamen” (que nos es sin duda desconocido) une cada cosa a otra. Nuestras asociaciones de ideas se limitan siempre a relaciones registradas por nuestros “sentidos” o a conexiones inmediatas en el mundo de la física.

El mundo está bien organizado y su equilibrio reposa justamente sobre estas analogías, que hace que algunas cosas sean atadas unas a las otras más allá de diferentes dominios. Es a ese justo título que Teutalés, Dios galo, era venerado como “ordenador del mundo”, y era objeto de una fiesta especial la primera noche  del año nuevo. Los Druidas  tenían grandes conocimientos de las Leyes Universales y respetaban ciertas fechas  tan importantes también en el simbolismo; así los solsticios (que indican el día más largo y la noche más larga) con los equinoccios (igualdad del día y la noche) han sido siempre festejados. El sol, que en su marcha aparente señala esas fechas, fue  objeto de festividad, pero  como símbolo de un esoterismo profundo, ( y no como algunos han creído ver en esas ceremonias: un culto al sol!) al igual que cuando fue asimilado al Fuego (elemento que él simboliza y que la astrología tradicional coloca en el domicilio del signo del León que representa el elemento ígneo típicamente). No se ha encontrado jamás en los Antiguos la idea de “adorar” el Fuego como tal, sino más bien lo que él representa iniciáticamente.”, estos planteamientos del Dr. Serge Raynaud de la Ferrière sobre el simbolismo y los equinoccios, están expuestos en su Obra “Los Propósitos Psicológicos, nos dice el Ing Carlos Valdivia durante su conferencia “Equinoccio de Primavera: su significado simbólico y filosófico”, dictada el sábado 22 de setiembre, en el CEGEN de Lima.

DSC01059 DSC01062