El peregrinaje como liberación

YYY474_EspiralSobreConoLa Cosmobiología, la Geometría, la Medicina y la Biología aportan bases científicas para la comprensión del Kumbha Mela como experiencia de liberación e integración. La investigación de nuestro pasado remoto ayuda a la mejor convivencia entre los seres humanos.

Por María Nilda Cerf Arbulú, José Miguel Esborronda Andrade y Rosauro Moreno Torrico1

“Es una Era de la Gracia, entendida la Gracia como libertad de evolucionar, con la prudencia y a la vez con la osadía, que devuelve al individuo al estado de la identificación del hombre con el universo.” (Dr. David Juan Ferriz Olivares)

La liberación es un cambio de plano y es verdadera en la medida en que sabemos realizar dicho cambio. Un plano está dado por un conjunto de leyes y ello nos hace reflexionar en que los seres humanos siempre estamos regidos por leyes pero tenemos la posibilidad de escoger a qué leyes servimos. De este principio de servicio universal nace el antiguo axioma de la Tradición Iniciática “la verdadera libertad está en el cumplimiento de la ley”.

El Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière lo explica así: “El Ser humano retorna a su fuente sólo mediante la facultad que le fue dada de ejercer su voluntad, de hacer activar su Libre Arbitrio, de evolucionar según la Ciencia y su Consciencia; mediante esta formación concreta, mediante su instrucción, su educación objetiva, se establece su opinión; éste es su conocimiento, su Saber; pero además de esto, sus impresiones, sus instrucciones, sus aspiraciones, forman una parte subjetiva de su ser, llamada consciencia para facilidad de las cosas, y puede ser el Alma, el espíritu, etc...”2

Hay períodos especiales en que los planos y las leyes se sincronizan; todo se une: la Ciencia, la Consciencia, la educación, las impresiones, las aspiraciones, las experiencias. Y esta unión nos abre la puerta para dar un paso verdadero en la evolución individual y colectiva. Este año 2010 es uno de dichos períodos especiales porque se celebrará el Cuarto Kumbha Mela en América de la Cima Vertical del Saber.

El término “Kumbha Mela” es de origen sánscrito y se traduce por “Reunión del Cántaro” o se podría traducir mejor por “Festival del Aguador” en referencia al signo del Aguador, la constelación de Aquarius que en esta Era del Saber preside la marcha evolutiva de la Humanidad. Es una celebración que se ha realizado en Asia durante siglos como invocación a la llegada de la Era de Aquarius que efectivamente llegó desde el 21 de marzo de 1948 con el regreso del Centro Regenerador geomagnético y espiritual del mundo desde el Tíbet y la India a los Andes Suramericanos.

El Kumbha Mela es un Peregrinaje cultural-científico-espiritual que se realiza cada 12 años desde 1974 en que fue inaugurado en América por el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares de acuerdo a las enseñanzas del Maestre Dr. Serge Raynaud de la Ferrière. Reúne peregrinos de los cinco continentes que se dirigen a través de seis rutas diferentes a los tres centros culminantes: Cusco (Perú), Sajama (Bolivia) y Lima (Perú). Desde el 12 de junio hasta el 3 de diciembre pueden participar, de acuerdo al tiempo de cada quien, en centenares de eventos en más de 60 ciudades. En palabras del Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares, el Kumbha Mela es el encuentro de dos ríos vivientes: las jornadas culturales de Ciencia, Arte, Filosofía y Didáctica que amplían y profundizan nuestra visión del mundo unidas a la voluntad de transformación espiritual de cada peregrino en un sentido universal. Es decir, el peregrinaje existencial y vivencial unido al peregrinaje conciencial.

El período de 12 años coincide también con el ciclo del planeta Júpiter alrededor del Sol por lo que, cada Kumbha Mela, Júpiter se encuentra en una posición muy cercana al Kumbha Mela anterior. La relación entre este Gran Peregrinaje y el símbolo de Júpiter no queda ahí sino que es más profunda como lo revela el mito griego clásico de Ganimedes descrito por el Maestre Dr. David Juan Ferriz Olivares:

“En la leyenda griega Ganimedes es hijo de Laomedon, rey de Troya. Fue secuestrado por Zeus bajo la forma de águila, para servir como aguador desde la Vía Láctea. En compensación, Zeus otorgó al padre de Ganimedes una vid dorada. Fue identificado con la constelación de Aquarius, con su cántaro de saber vertiéndolo desde la Vía Láctea , desde el cosmos, a través de esa única constelación que está representada en el Zodíaco con una figura humana que alcanza el triunfo de las pruebas iniciáticas que atraviesa en las otras eras y reencuentre en su era uraniana la facultad de dirigir su saber para el acontecimiento más importante de la Nueva Era que, escribió el Sublime Maestre, será: el Descubrimiento del Hombre Trascendental.

Son símbolos que identifican la Edad de Oro (el Kumbha Yuga en sánscrito) y el Discipulado Modelo, señalado por el Sublime Maestre con bendiciones especiales, de la Jñana para la Bakti al Maestre.” 3

En las aplicaciones cosmobiológicas sabemos que Júpiter es el planeta que abre al ser humano nuevas posibilidades y se relaciona también con el perdón en el sentido de liberarse de cargas pasadas que nos impiden avanzar sin que ello impida la facultad de tomar la lección en las experiencias propia de la Jñana Yoga (Vía del Saber).

Claramente se observa la conexión entre Júpiter como factor de liberación con el ascenso de plano de Ganimedes gracias al águila (la Iniciación) y el ascenso espiritual del ser que dan los Grandes Peregrinajes.

La conciencia de que hay períodos de tiempo que favorecen la liberación es compartida por tradiciones religiosas bajo la forma del jubileo.

En la tradición hebrea el jubileo se celebra cada 50 años; para los católicos esta celebración tiene lugar cada 25 años, en forma ordinaria.

Tanto en el mundo católico como en la cultura hebrea, el Jubileo es una celebración de carácter religioso; sin embargo, en cada uno de estos universos culturales, el énfasis de esta celebración, así como sus efectos y beneficios se manifiestan en ámbitos diferentes.

"El jubileo, para la Iglesia, es verdaderamente este "año de gracia", año de perdón de los pecados y de las penas por los pecados, año de reconciliación entre los adversarios [...] La tradición de los años jubilares está ligada a la concesión de indulgencias de un modo más generoso que en otros años". 4

Los signos que caracterizan al Jubileo son: la Peregrinación, que representa la existencia de quien aspira a la plenitud en Cristo; la Puerta Santa, que representa el paso del pecado a la gracia; la Indulgencia, que expresa la expiación de penas mediante obras de piedad.

En estos signos observamos los vestigios de la Tradición Iniciática Mayor de los Peregrinajes aunque estén cubiertos por conceptos propios de la Era de Piscis como es el de “pecado” que en la Era de Aquarius es superado por la formación del criterio para prevenir los errores.

El humanista francés Maestre Serge Raynaud de la Ferrière en su obra Medicina Universal, aborda el tema del Jubileo hebreo desde el punto de vista del ritual, así como de sus alcances y propósitos; el autor pone en evidencia que esta celebración se nutre de la más antigua tradición hebraica con toda su riqueza simbólica y el carácter penetrante de sus significaciones:

"El "Rosch Hachana", o Jefe del Año, es la celebración que tiene lugar a cada renovación del año religioso entre los israelitas; es la conmemoración del principio del mundo. La ceremonia reviste un carácter muy simbólico y contiene numerosos hechos esotéricos. Es en esta ocasión que el oficiante toca el Schofar para sacar de él los tres sonidos [...] que simbolizan la llamada nueva a la vida de todas las cosas sacadas del “Ain”5"6

La palabra "Schofar" quiere decir cuerno de animal o "trompeta"7. El cuerno del carnero es un símbolo de esta celebración hebrea; se recurre también a este mismo símbolo en otras culturas antiguas, con orígenes diferentes; el autor se refiere a este simbolismo:

"En las figuras que representan a Moisés, a Isis y a otras divinidades o héroes, vemos a menudo esos caracteres legendarios cuya cabeza está adornada con cuernos; ese cuerno del morueco que se usa todavía entre los hebreos, es el importante símbolo del Schofar. [...] recuerda que el morueco (rosch) es la cabeza, el principio, el jefe del rebaño, la potencia generatriz, cuyos cuernos irradian la fuerza. Ese signo del Morueco (Aries), es también el primero del Zodíaco, y marca el equinoccio de la Primavera, el principio del año verdadero (es el primer grado de la pista eclíptica).

[...]

“El cuerno de morueco es un sinónimo de fuerza, puesto que la Biblia misma emplea sin distinción la palabra "cuerno" o "fuerza" con la misma significación en el Salmo XVIII-38: “el cuerno de mi salud” o “el fuerte de mi salud”."9

Sobre este mismo tema, el autor menciona que, desde la antigüedad más remota, en ocasiones especiales, se recurre a símbolos análogos con una finalidad elevada, vinculada a propósitos de orden espiritual:

"Esa clase de ceremonias se practica desde la antigüedad más remota, y es en una concha también que numerosos jefes de tribus llaman a la iniciación a los miembros de la secta. Es, aún, el mismo "Jobel" que utilizaban los Antiguos, a manera de trompeta, para anunciar el Año Santo y del cual nació la palabra: "Jubileo".10

La palabra "Yobel" se traduce por "Jubileo" en castellano. En la cultura religiosa hebrea, el Jubileo constituye una celebración cuyos efectos y acciones benéficas recaen también sobre la vida social, económica y sobre formas institucionales propias de esta colectividad.

Esta celebración expresa la necesidad de corregir los desequilibrios generados a lo largo del tiempo, en distintos sectores de la vida social:

"El año jubilar simboliza la vuelta de todas las cosas al principio primero. El Jubileo es el tiempo especial que los Antiguos instituían en épocas regulares para administrar la justicia. Jubileo viene pues del hebreo Yobel, cuya forma latina es "Jubilens": su objeto es evitar las desigualdades excesivas de las fortunas e impedir que la tierra llegue a ser la propiedad de algunas familias; gracias al Jubileo, Dios quiere hacer iguales a los ricos y a los pobres. Son borradas las deudas, los esclavos poseen la libertad, las tierras empeñadas son restituidas. Es el año santo, el Jubileo es el restablecimiento de todas las cosas a su estado primitivo.

“El eco del Yobel era el anuncio de la abolición de los contratos con especulaciones excesivas, el símbolo del restablecimiento del equilibrio [...] el mundo necesita volver a su estado primitivo de pureza primera; sin embargo, es la vuelta a empezar sin retrogradación, porque la humanidad evoluciona según una curva espiriforme".11

Este último término nos induce a entrar en el análisis de la forma espiral. Como un acontecimiento plenamente acuariano, la Ciencia viene en ayuda de la comprensión entre las religiones. El Dr. R. de la Ferrière destaca la importancia de esta forma y explora brevemente el ámbito de su significado:

"La forma espiral es, sin duda, la más importante de todas en nuestro mundo; es en una curva espiral que se vierte el influjo de la energía vital en el Universo materializado. Ciertamente, la forma espiral es la más frecuente en la Naturaleza [...] bien sea la concha marina, el caparacho de los crustáceos, o las circunvoluciones cerebrales, la curva espiral existe en la Naturaleza entera y hasta en nuestro cosmos, en el tipo dominante de las nebulosas espirales [...]"

"Se debe notar que "espira", de donde deriva "espiral" (del griego "speira") , originó la palabra "spíritus"; espiritualidad tiene, pues, la misma etimología que espiral [...] La tradición Iniciática insiste mucho acerca del tiempo necesario a la evolución espiritual; pues, la evolución en un período de tiempo: "speirama" hace pensar, al mismo tiempo, el término "speiro", que significa "sembrar", engendrar, producir, etc. Esto hace comprender mejor el uso del Yobel [...] la espiral es, pues, la representación matemática de todas las energías universales".12

Estos textos son extraídos de una obra cuyo tema central es la medicina; es preciso mencionar que el autor considera a la curación como: restaurar el equilibrio orgánico. Esta consideración da pie para abordar, por analogía, el tema del Jubileo hebreo, "el eco del Yobel era [...] el símbolo del restablecimiento del equilibrio", la vuelta al estado primitivo.

Corregir los desequilibrios de la vida social, contribuye en forma decisiva a restablecer la salud de la vida colectiva; de manera indirecta actúa también sobre la salud individual. El respeto a la vida y el equilibrio son fundamentos necesarios para instaurar una cultura de paz.

El uso de símbolos como el cuerno del carnero o la concha marina, que adoptan formas espirales, expresan también el proceso evolutivo que desencadena la celebración del Jubileo; "la vuelta al origen", "volver a empezar", pero siempre en un plano ascendente y sin retrogradación, siguiendo el curso de una curva espiral; estos elementos aluden al carácter universal del símbolo y al hecho que, desde diferentes culturas, se recurre a él con idéntico propósito.

Propósito que este año nos une nuevamente a todos en el Cuarto Kumbha Mela en América de la Cima Vertical del Saber donde los esperamos.

___________________________________________________________

Agradecemos al Lic. Economista Alberto Shamosh, Coordinador de Estudios del Centro de Estudios Generales “Dr. David Juan Ferriz Olivares” de la Fundación Magna Fraternitas Universalis en México, su asesoría en el análisis de los términos y textos hebreos.

1 María Nilda Cerf Arbulú: Con el grado iniciático de Honorable Sat Chellah, es Secretaria General de la Comisión de la Rectoría de los Colegios Iniciáticos de la Fundación Orden del Aquarius y Jefe del Servicio Iniciático Esotérico de la Fundación Magna Fraternitas Universalis. Contadora Pública con estudios de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Nacional Abierta de Caracas, Venezuela.

José Miguel Esborronda Andrade: Con el grado iniciático de Honorable Sat Chellah, es Secretario de la Comisión de la Rectoría de los Colegios Iniciáticos de la Fundación Orden del Aquarius e Inspector General de la Fundación Magna Fraternitas Universalis. Licenciado en Matemáticas en la Universidad de Sevilla, España.

Rosauro Moreno Torrico: Licenciado en Economía, Postgrado en Educación Superior, Candidato a Doctor en Ciencias Sociales y Filosofía de América Latina; Presidente de la Fundación Magna Fraternitas Universalis Dr. Serge Raynaud de la Ferrière, Sección Bolivia.

2 Raynaud de la Ferrière, S., Los Grandes Mensajes, pág. 397, Ed. Diana, México D.F., 1972

3 Ferriz Olivares, David Juan: Cuaderno II del Rector, Descripción de la carátula, 1986

4 Juan Pablo II y el Jubileo del año 2000, "Carta Apostólica Tertio Millennio Adveniente", pág. 17, Editora Presencia, La Paz, 1999.

5 La palabra AIN significa "Nada", ver: Raynaud de la Ferrière, S., Propósitos Psicológicos, Vol.I, "Paralelismo de la Tradición. La Cultura Hebraica y la Escuela Sánscrita", pág. 74, Ed. Diana, México D. F., 1966.

6 Raynaud de la Ferrière, S., Propósitos Psicológicos, Vol. I. "Medicina Universal", pág. 243, Ed. Diana, México D.F., 1966.

7 Newman,Yacob; Siván, Gabriel, "Judaísmo A-Z", Ed. Organización Sionista Mundial, Jerusalem, 1983. Ver la voz "Shofar".

8 Es de hacer notar que en varias ediciones de la Biblia en español hay un error en la numeración de este versículo ya que aparece en el versículo 2 la frase “la fuerza de mi salvación, mi alto refugio” que corresponde al término hebreo “Qeren yshi” el cual corresponde, en el original hebreo, al versículo 3, como efectivamente lo señala el Dr. Serge Raynaud de la Ferrière quien siempre acudía a las fuentes originales con sus amplios conocimientos de las lenguas antiguas. La palabra “Qeren” (qoph-resh-nun), en hebreo, significa “Cuerno, asta” y también “fondo, capital” por lo que es más correcta la traducción propuesta por el Dr. Serge Raynaud de la Ferrière y el Dr. David Juan Ferriz Olivares de “fuerte de mi salud” ya que “fuerte” se relaciona más con la idea de fuerza como refugio que la misma palabra “fuerza” que se asocia con una fuerza como acción. Hemos comparado la versión hebraica original de la Biblia impresa por Evangeliipress, Örebro, Suecia, 1971 y la versión es español de Casiodoro de Reina (Revisión de 1960) impresa por las Sociedades Bíblicas Unidas.

9 Ibíd. (6) pág. 241

10 Ibíd. (6)

11 Ibíd. (6)

12 Ibíd. (6), págs. 243 y 244